Blog

NO TE DISTRAIGAS DE LO IMPORTANTE

NO TE DISTRAIGAS DE LO IMPORTANTE

 

Quise comenzar este blog con la frase “¡No te distraigas de lo importante!”, como una llamada de atención que te motive a hacer una introspección y cuestionarte qué estás haciendo de tu vida. En ocasiones, anteponemos cosas o hechos que no tienen una gran relevancia y nos olvidamos de aquello que realmente importa, contribuyendo a nuestro crecimiento. Deja los distractores atrás y concéntrate en aquello que realmente importa.

 

Comenzamos un nuevo año e imagino que planteaste una gama de posibilidades de lo que harás para ser una mejor versión de ti mismo, realizaste tu plan de acción, diviste tus objetivos y tienes toda la disposición pero, ¿estás realmente concentrado en algo trascendente?

 

Cuando hablo de la concentración, no hago alusión a la energía y enfoque que estás dando a tu proyecto, sino a todo aquello que estás dejando atrás por tener toda tu atención centrada en un objetivo. Siempre hay que saber designar tiempos específicos para tu proyecto, pero sin descuidar a otros elementos que también son importantes como tu familia, trabajo actual, incluso tú mismo.

 

Sé que a estas alturas estarás diciendo: “no te entiendo Adriana, primero nos das un plan de acción, nos hablas de que el esfuerzo vale la pena y ahora nos dices que dediquemos absolutamente todo nuestro tiempo a nuestras metas”, pero he visto personas consumidas por aquello que les apasiona, dejando a sus familias detrás. Matrimonios destruidos por hombres que no se detienen un segundo a platicar con su mujer acerca de cómo se sienten y dejan su energía en el trabajo, mujeres que hacen todo por llegar al éxito y no saben qué sucede en la vida de sus hijos. Tenemos que hacer un análisis profundo.

 

Para llegar a una meta tenemos un largo camino lleno de obstáculos, pero con la ayuda y apoyo indicado podemos llegar hasta el triunfo. Por eso, quiero compartirte las claves para hacer un equilibrio entre tus propósitos y las personas que importan en tu vida:

 

     Dedica las mismas horas a tu proyecto que a tu familia

     No vivas para trabajar, trabaja para vivir

     Comparte nuevos conocimientos con los que te rodean

     Externa tu proyecto e incluye a tu familia en él

     Celebra cada logro con los que amas

     Concéntrate cuando del proyecto se trate, pero enfócate en quien amas cuando descanses de ello

     Mantente al tanto de lo que piensan tus hijos

 

Cuando sigues al pie de la letra estos puntos tendrás asegurado el éxito. Recuerda que el éxito no se basa en los logros que puedes llegar a tener, que claramente son satisfactorios y aportan mucho a tu crecimiento personal, pero siempre será importante compartirlos con personas que te aman y creen en ti, porque cuando alguien te apoya en cada paso que das, la carga suele ser menos pesada.

 

La satisfacción de tener a alguien que siempre te acompaña, tanto en tus logros como fracasos es irremplazable. Porque son esas personas las que te impulsarán cuando quieras salirte del camino, en esos momentos que quieres tirar la toalla y darte por vencido, sus palabras te brindarán fuerza para seguir.

 

Recuerda que la compañía no se limita a alguien externo, tú eres una pieza clave en este camino, simplemente porque el propósito es tuyo y debe emerger desde el fondo de tu corazón. Cuando crees en ti mismo y evidentemente te das la importancia necesaria, tus proyectos serán exitosos. Te comparto las claves para que te concentres en ti mismo:

 

     Aliméntate sanamente

     No descuides tu trabajo actual

     Ten tiempo libre para una reunión familiar o con amigos

     Tómate tu tiempo para hablar con Dios

     Descansa las horas necesarias para tener energía

     Siempre se fiel a quien eres

     No te auto sabotees

     Reconoce cada logro que vayas obteniendo

     Nunca te rindas

 

Espero que esta información sea de suma ayuda para tu crecimiento personal, pero más importante aún, para que equilibres tu vida y no descuides lo importante. Quiero terminar este blog con una frase de un autor austríaco de los años 30 que me parece muy acertada:

“Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida”. Arthur Schnitzler.

¡Bendiciones a todos!

Ver otras entradas

Escucha radio en vivo