Blog

POR SUS HECHOS LOS CONOCERÁS

POR SUS HECHOS LOS CONOCERÁS

Quiero comenzar este blog describiendo un poco más acerca del título, el cual está inspirado en la cita bíblica: “Por sus acciones los conocereís”. Sabias palabras que hacen referencia a algo evidente, nuestras acciones definen quienes somos y cómo nos perciben los demás siendo el reflejo de nuestra bondad o maldad, así como de nuestro éxito o fracaso.

Separamos lo bueno y malo como si de blanco y negro se tratase, pero la realidad es que las personas somos una escala de grises. Hemos cometido errores, lastimado y de alguna forma desilusionado a otros, incluso a nosotros mismos. Esto nos lleva a cuestionarnos: ¿Somos malas personas? Equivocarse no te hace una mala persona, al contrario, es una llamada de atención para ver en lo que has fallado y qué aspectos son mejorables.

Como he dicho constantemente, las acciones definen quienes somos y evidentemente una persona buena además de tener una excelente conexión mente-alma-espíritu, se ve reflejado en todo lo que cosecha, teniendo éxito en los diferentes aspectos de su vida. Te comparto que hace a una persona un ejemplo para los demás, un ser humano completo:

     Tienen confianza en sí mismos

     Son responsables

     Aportan a su comunidad

     Dios es partícipe de cada acción que realizan

     Tienen un propósito de vida bien definido

     Aman incondicionalmente

     Respetan al prójimo

     Son activos y entusiastas

     Tienen iniciativa y se muestran positivos

     Reconocen sus logros, así como los de otros

Conociendo esto, debo plantear la contraparte. Personas que pueden tener éxitos momentáneos, pero han sido en base a la humillación, trabajo sucio o demás acciones que atentan contra la moral y los principios del ser humano, así como la palabra de Dios.

La maldad reside en aquellas personas que cometen actos de malicia conscientemente sin medir las consecuencias que pueden tener en los demás o sí mismos. A este tipo de personas se les denomina “tóxico”.

Una persona tóxica es alguien carente de virtudes, que con sus actos demuestra su verdadera esencia. Teniendo todo esto en cuenta, quiero brindarte las características que definen a este tipo de personas:

     No son capaces de razonar, se dejan llevar por el odio, rabia o frustraciones

     Niegan o evaden su realidad

     Están alejados de Dios

     Mienten constantemente

     Son egoístas e irresponsables

      Se enojan cuando alguien más cumple sus objetivos o sobresale

     Soberbios y altaneros

     Le gusta avergonzar públicamente, remarcar los errores de su prójimo

     Tiende a invisibilizar a las personas cuando no son de su agrado o piensan diferente

     Consumen tu tiempo y solo están para ti cuando ellos lo necesitan.

Mi recomendación más allá de no convertirte en este tipo de persona es alejarse. Una persona tóxica no solo consume tu tiempo, sino tu energía y vida, ya que se aprovecha de lo positivo que reside en ti. Personas egoístas que carecen de Dios en su corazón que solo buscan el bien propio sin pensar en las consecuencias.

Ahora que conoces esto, ¿sabes qué tipo de persona eres? ¿qué puedes mejorar en ti? más allá de hacer esta introspección, ¿conozco a alguien de quien debería alejarme? Lo dejo a tu criterio personal.

¡Bendiciones!

 

Ver otras entradas

Escucha radio en vivo