Blog

Mujeres Adictas al Sufrimiento

He detectado una singularidad entre cierto grupo de mujeres que me han contactado a través de redes sociales. Me escriben angustiadas acerca de infidelidades, violencia física o emocional, entre otros temas. Pero algo que las identifica es que ninguna está dispuesta a dejar esa relación tóxica y siguen ahí a pesar de todo el martirio que implica. Les llamo “mujeres adictas al sufrimiento” y en este blog quiero abordar cómo identificar los factores y que existe una salida a todo este dolor.

 

Ya sea por amor incondicional, costumbre o el hecho de que juraste ante los ojos de Dios una unión eterna, muchas mujeres viven vidas miserables en su matrimonio. Humilladas, pisoteadas e incluso agredidas físicamente; siempre buscan una razón por la cual no pueden dejar ese matrimonio que, en una caso extremista, puede terminar en homicidio o suicidio por parte de la víctima ante tanta depresión.

 

IDENTIFICA LOS FACTORES INICIALES

Muchas mujeres están cegadas, criadas bajo la enseñanza machista “tus actitudes provocan la agresión e infidelidad”, vaya mentira han impuesto a lo largo de los años. Las relaciones o matrimonios tóxicos siempre presentan ciertos factores o luces rojas que te indicarán si son un equipo o una gran resta de energía y felicidad en tu vida. Los enlisto a continuación:

 

     No te escucha

     Es indiferente a tus sentimientos

     Te compara con otras personas

     No apoya tus ideas o deseos de crecimiento

     Es extremadamente posesivo o celoso

     No te da tu lugar ni espacio como persona

     Se enoja cuando tienes un logro

     Te critica todo el tiempo

     Han ocurrido infidelidades

     Te echa la culpa de todo lo malo que le sucede

     Jura cambiar, pero jamás lo hace

     Recurre al chantaje

     Agresión Grado 1 (gritos, insultos, manoteo, forcejeo)

 

Si más de un punto se adapta a tu relación actual, quiere decir que estás en una relación tóxica que debe ser tratada. Esto no significa que debas cortarla de una tajada (a menos que tú lo desees o lleves años viviendo así), si plantean la situación ante el primer problema y él realmente quiere cambiar, es posible con ayuda de un familiólogo o terapia de pareja. Muchos hombres dicen que van a cambiar, pero el cambio NO ES POSIBLE SIN TERAPIA Y DISPONIBILIDAD. Si lo obligas a asistir a estas asesorías por “el bien de tus hijos”, entre otras expresiones que he escuchado, no sucederá un cambio.

 

FACTORES DE ALERTA

Cuando la relación presenta más días negativos que positivos, todo el tiempo te sientes deprimida e incluso con miedo, si piensas todo el tiempo en dejarlo, pero no lo haces por tus hijos o algún otro factor, es un foco de alerta en tu vida. Esta actitud refleja lo que sucede en casa y aquí te presento la situación:

:

     Violencia física (cachetadas, golpes, aventar cosas, etc)

     Violencia emocional (insultos recurrentes, degradarte como persona, etc)

     Amenazas de muerte o suicidio si los dejas

     Infidelidad descarada (en tu cara acepta que lo hace y no le importa)

     Violencia hacia tus hijos

     Es extremadamente celoso, si no le dices dónde estás o con quién, se vuelve una discusión violenta

 

Si te identificas con estos factores de riesgo, además de tomar la decisión de dejar esa relación, por tu seguridad y la de tus hijos, debes hacer una denuncia. Todas tenemos miedo de tener que recurrir a esto un día, creemos que será contraproducente, pero recuerda que toda denuncia es anónima. Acude a la institución de gobierno más cercana si necesitas información de cómo realizar la denuncia además de asesoría legal.

 

UNA VIDA NUEVA

Cuando tomas las acciones correspondientes y te liberas de todo ese sufrimiento, es momento de abrir las puertas al mañana. La recuperación no será un camino fácil, pero si cuentas con la información necesaria, podrás renovar tu vida y recuperar la felicidad que todo ser humano merece. Te comparto las claves:

     Acude con un terapeuta: para que logres superar esta situación de manera óptima que dejó cicatrices físicas y emocionales, tanto tú como tus hijos deben acudir con un terapeuta y dejar atrás los daños que provocó esa persona y así, recuperar la paz y bienestar en sus vidas.

     Rodéate de personas que te quieren: es un momento en el que necesitas llenar tu vida de amor y positivismo, por lo que es ideal rodearse de todas esas personas que te apoyan, aportan cosas positivas a tu vida y te aprecian tal y como eres.

 

     Date tu tiempo para conocer a alguien nuevo: cuando te acostumbras a compartir momentos con alguien y de repente eres solo tú, puede ser complicado al principio, pero esto no implica que debas correr a conocer al primer hombre que se cruce en tu camino. Es importante sanar y recuperarse después de tanto sufrimiento, recuerda que quien sabe disfrutar su soledad puede compartir lo mejor de su vida con alguien más.

 

Recuerda que eres una mujer maravillosa y puedes salir de cualquier adversidad que se te presente. La fuerza y poder interior siempre han estado dentro de ti, ahora queda en tus manos lograr el cambio por una mejor calidad de vida.


¡Bendiciones!

 

 

Ver otras entradas

Escucha radio en vivo